EJERCICIO Y PRÓTESIS MAMARIAS

 Mi nombre es André García ( www.andrefit-trainer.com), soy entrenador y preparador físico titulado, cuento con más de 10 años de experiencia en el sector de la actividad física y la salud. Mi colaboración con el Dr Valdés se remonta ya a varios años, contando conmigo tanto para la preparación de sus pacientes de cara a una cirugía como para la recuperación postoperatoria.

 

Todos conocemos los beneficios para nuestra salud de la práctica regular de actividad física y si cabe, en este aspecto, cobra mucha más importancia. La aplicación de un programa de entrenamiento adecuado a las características y necesidades de la paciente como preparación de cara a soportar una intervención repercutirán de forma muy positiva, trabajando en el mantenimiento o aumento de la masa muscular, reeducación postural, control y mejora de parámetros fisiológicos como los niveles de glucosa en sangre, perfil lipídico,… Todo esto ayudará a que la paciente afronte la cirugía de una forma mucho más positiva, ya que posiblemente, la recuperación postoperatoria será mejor y más rápida (siempre teniendo en cuenta los plazos mínimos de recuperación que son pautados por el Dr. Valdés).

 

En cuanto al aumento de pecho con prótesis y, en condiciones normales, los plazos de recuperación van en función de la colocación de las prótesis, cuando se colocan encima del músculo la paciente se recupera de forma casi inmediata pero respetaremos las 4-6 semanas de ausencia de ejercicio cardiovascular y de elevada intensidad para evitar que suban las pulsaciones y el flujo sanguíneo aumente en exceso pudiendo bombear demasiada sangre a la zona operada y así provocar un hematoma. Cuando el plano de colocación es submuscular parcial o submuscular completa los plazos de recuperación suelen ser los siguientes: durante los primeros 5-7 días se recomienda no realizar ningún tipo de actividad física, la operación está muy reciente, aún no se han retirado los puntos, se debe evitar que la frecuencia cardiaca y el flujo sanguíneo aumente en exceso, realizar movimientos amplios y vigorosos con los brazos, cargar pesos, como mucho se podía caminar a una intensidad baja-moderada… A partir de este punto y hasta las 4-6 semanas, siempre bajo la supervisión médica, se puede retomar de forma gradual la actividad, ir aumentando la intensidad del trabajo cardiovascular como empezar a realizar sesiones de bicicleta estática (evitar impactos) de intensidad moderada, ejercicios de fuerza centrados en el tren inferior, trabajo de CORE y abdomen (debemos prestar atención a a que este tipo de ejercicios no supongan una contracción de la musculatura pectoral).

 

EJEMPLO ENTRENAMIENTO (semanas 1 a 6 postoperatorias)
Calentamiento articular y estiramientos dinámicos
10’ bicicleta (intensidad baja moderada / según escala subjetiva del esfuerzo, escala de Borg)
TRABAJO DE FUERZA:
senatdilla en autocarga: 3 series de 10 repeticiones (descansos 1’)
dead-bug alterno: 3 series de 10 repetitiones (trabajo lento y controlado / descansos 30”-45”)
zancadas laterales alternas: 3 series de 10 repeticiones (descsnos 1’)
puente-glúteo: 3 series de 10 repeticiones (trabajo lento y controlado / descansos 30”-45”)
– 10’ bicicleta (intensidad baja moderada / según escala subjetiva del esfuerzo, escala de Borg)

A partir de las 6 semanas de recuperación ya se puede comenzar a realizar vida prácticamente normal. En la mayoría de los casos si el doctor da su consentimiento, se puede comenzar a correr, siempreteniendo en cuenta la importancia de utilizar un buen sujetador deportivo( high impact). En este punto el trabajo de fuerza y musculación se puede intensificar pero limitando la utilización del pectoral en caso de molestias.

 

EJEMPLO ENTRENAMIENTO (semanas 6 a 8 semanas postoperatorias)

Calentamiento articular y estiramientos dinámicos
10’ carrera (intensidad baja moderada / según escala subjetiva del esfuerzo, escala de Borg)
TRABAJO DE FUERZA:
sentadilla con remo dorsal TRX: 3 series de 10/12 repeticiones (descansos 1’)
plancha isométrica: 3 series de 15”/20” (aguantar posición) (descansos 1’)
sentadilla con apertura posterior TRX: 3 series de 10/12 repeticiones (descasnos 1’)
dead-bug alterno: 3 series de 10/12 repeticiones (descansos 1’)
10’ bicicleta (intensidad baja moderada / según escala subjetiva del esfuerzo, escala de Borg)

*Los ejercicios son orientativos.
*Nos guiaremos por las sensaciones de cada paciente y de la evolución de su postoperatorio.
*Debido a que se inhibe la activación del pectoral pos su inactividad en postoperatorio inmediato, pueden manifestarse disbalances y molestias musculares en otras estructuras, sobre todo a nivel de la cadena muscular posterior.

Pasados los dos meses de recuperación la restricción a determinados deportes se levanta, si bien hay que tener especial cuidado con los deportes de impacto: boxeo, artes marciales,… Y con aquellos que requieren un trabajo intenso del tren superior se debe trabajar según sensaciones, por ejemplo tenis o pápel, natación, baloncesto,… Es decir, no están en absoluto contraindicados pero algunas pacientes pueden seguir sintiendo molestias y en esos casos se debe bajar la intensidad y/o periodicidad.

Todas estas recomendaciones son para cualquier tipo de paciente que sea deportista recreacional, pero, ¿Y si la paciente es deportista de alto rendimiento o profesional del deporte? Atleta, fisioculturista, instructora de actividades dirigidas,… Mi opinión es que la paciente debe comunicárselo al Dr. Valdés, explicarle con detalle su actividad, nivel de exigencia física y entrenamiento, de esta forma el cirujano tendrá más herramientas a la hora de recomendar el tipo de prótesis y el plano de colocación, además será él, el que determine cuando podréis volver a retomar vuestro nivel de entrenamiento previo a la intervención.

Por último, señalar que los ejemplos aquí presentados, son solamente eso, ejemplos, hay que estudiar cada caso en particular, conocer las necesidades, nivel de entrenamiento, factores y condicionantes particulares como: lesiones anteriores, disbalances osteoarticulares y musculares,… De ahí la colaboración estrecha que debe mantener el cirujano y el entrenador-preparador físico para que la paciente se recupere de forma satisfactoria y que pueda retomar su vida normal lo antes posible, sobre todo en los casos de deportes de competición. La colaboración como equipo multidisciplinar es la base para vuestro éxito.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *