DRENAJE LINFÁTICO MANUAL, POR EVA BREY

 

Para hablar de este tema le he pedido ayuda a  nuestra amiga y fisio de máxima confianza  Eva Brey Blanco, fisioterapeuta con 15 años de experiencia y directora de la clínica Artros . 

Lleva más de 15 años colaborando con el Dr. Valdés antes, durante y después de muchas de nuestras cirugías y está muy familiarizada con esta especialidad. Antes de empezar quiero agradecerle su colaboración y reconocer su profesionalidad, seriedad y tacto siempre con todas nuestras pacientes. Vamos al tema:

 La importancia del DLM después de una cirugía . Ante el aumento de la preocupación de los pacientes de cirugía plástica y la importancia de hacer un tratamiento adecuado para mejorar el bienestar del paciente en su postoperatorio, creemos necesario escribir unas líneas acerca del drenaje linfático manual explicando qué es y para qué sirve.

 

 ¿Qué es el drenaje linfático manual?
El drenaje linfático no es más que una serie de maniobras muy suaves, casi sin presión, en las que intentamos movilizar la linfa en dirección a los ganglios linfáticos para favorecer la reabsorción del edema propio de una cirugía. Esa inflamación no es más que un proceso natural de defensa pero conlleva que la linfa este más densa y sea más difícil de movilizar.

 ¿Qué conseguimos con el drenaje linfático manual?
Acelerar la reabsorción del edema
Eliminar las sustancias de desecho propias de la cirugía.
Disminuir la sensación de molestias y tirantez en la piel, y por tanto hacer que el postoperatorio sea más llevadero
Evitar el enrojecimiento y adhesión de la cicatriz.
Ayudar en la recuperación de la sensibilidad de la piel.                            

 ¿Cuándo podemos empezar a realizar drenaje linfático manual después de la cirugía?
El drenaje linfático se puede empezar a realizar a partir de los cinco días posteriores a la cirugía. Incluso podría empezar a trabajarse con las fajas postquirúrgicas los días inmediatamente posteriores a la cirugía pero eso siempre quedaría a criterio del cirujano y la tolerancia del paciente, porque aunque son maniobras no dolorosas, después de una cirugía lo más frecuente es que haya molestias con la palpación.
Es importante recalcar que el drenaje linfático manual no debería provocar ni dolor ni molestias

 ¿Quién debe realizar el drenaje linfático manual?
Este apartado es muy importante, SIEMPRE que haya habido algún tipo de lesión, entendiendo por lesión algún tipo de traumatismo o cirugía, es fundamental acudir a un profesional sanitario, en este caso fisioterapeuta especializado en DLM.
EL fisioterapeuta especializado en drenaje linfático manual hará una valoración y en consecuencia aplicará las técnicas necesarias para la eliminación del edema propio de dicha cirugía.
 ¿ Cuántas sesiones son necesarias?
Son necesarias un mínimo de 6 sesiones, realizando una pauta de 3 sesiones la primera semana, dos sesiones la segunda, y una sesión la tercera semana. Aunque, dependiendo del tipo de cirugía, no se descartan sesiones todos los días durante la primera semana.

Eva Brey Blanco
Col. N° 998

Fisioterapeuta directora de la Clínica Artros, calle Dr Rodriguez Carracido( esquina República Argentina) 8 bajo en Santiago de Compostela. Teléfono de contacto:  981 940 759

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.