Tratamientos corporales

Aumento mamario. Reducción mamaria. Liposucción y lipoescultura. Cirugía estética del abdomen. Lifting de muslos. Radiofrecuencia.

Aumento Mamario

Como su nombre indica, la mamoplastia de aumento es una intervención usada para aumentar el volumen de los senos, lo cual puede estar indicado en diversos casos: aumentar el volumen de las mamas en aquellas mujeres que consideran que este es reducido, corregir la pérdida de volumen asociadas a la edad (en particular si ha habido embarazos) y para corregir asimetrías mamarias congénitas.

Existen diversos tipos de prótesis de mama en el mercado, y cada uno de ellos tiene ventajas e inconvenientes comparados con los otros. El cirujano podrá explicar a la paciente las diferencias que hay entre uno u otro y le ayudará a elegir el que mejor se adapte a sus necesidades. No obstante, las prótesis mamarias más usadas son las de gel de silicona.

La intervención se realiza bajo anestesia general y en régimen de hospitalización. Las prótesis se insertan bajo la glándula mamaria, o bajo el músculo pectoral mayor (situado debajo de esta). Existen tres vías distintas para lograr la implantación la axilar, periareolar (alrededor de la mitad inferior de la circunferencia de la areola) y submamaria (en el pliegue natural de la mama). De nuevo, el cirujano verá con la paciente las diferencias entre ambas para poder elegir la vía mas adecuada en su caso. Por norma general, la vía mas usada es la periareolar, pues la cicatriz queda escondida en la zona pigmentada de la areola.

El cirujano informará a la paciente de todo lo que debe hacer antes y después de la intervención. Como norma general, a la paciente se le colocarán unos drenajes tipo espirativos tras la intervención, los cuales suelen ser retirados a las 24 horas, coincidiendo con el alta hospitalaria. La primera cura se realiza a las 48-72 horas, y en ella se cambia el primer vendaje, sustituyéndolo por uno más pequeño, que se complementa con un sujetador postoperatorio especial. Es frecuente que en el postoperatorio haya que tomar un antibiótico, así como algo de analgesia. Dependiendo de las circunstancias de cada paciente, los puntos se retiran entre los días 5 y 10.

Durante la primera semana es normal tener sensación de que el área operada está “tensa”, y notar algunos pinchazos, en particular en la parte interna del tórax. Estas molestias se controlan con la medicación y van desapareciendo gradualmente en la primera semana. Durante este tiempo, se puede hacer vida normal, pero siempre evitando separar mucho los brazos del cuerpo y durante el primer mes hay que evitar el ejercicio físico.

Cada año miles de mujeres se someten a una mamoplastia de aumento sin que sufran ninguna complicación. Sin embargo, la paciente deberá saber perfectamente los pros y contras de la cirugía.

Cuando la mamoplastia de aumento está correctamente indicada y realizada, y cumple las expectativas de la paciente, provoca un impacto altamente positivo en la autoimagen de la paciente, a la vez que aumenta su sentimiento de feminidad.