Tratamientos corporales

Aumento mamario. Reducción mamaria. Liposucción y lipoescultura. Cirugía estética del abdomen. Lifting de muslos. Radiofrecuencia.

Mastopexia

 Cuando el pecho cae es porque tiene más piel que contenido, o sea, que glándula mamaria.
Así, para levantarlo, es necesario extirpar esa piel, para “tensarlo” de nuevo, y de paso, elevarlo a su posición inicial.
Al extirpar piel, esto deja inevitablemente una cicatriz. Si sobra poca piel, la cicatriz se sitúa alrededor de la areola. Si sobra algo más, se continua de forma vertical desde la areola hasta el surco inframamario. Rara vez sobra tanta piel que hay que continuarla a lo largo del surco inframamario.
La cirugía se hace bajo anestesia general, con un día de ingreso. El postoperatorio es prácticamente indoloro. Aun así, hay que llevar un sujetador especial durante un mes.
Hay que tener en cuenta que es frecuente, a la vez que se eleva el pecho, “llenarlo” con unas prótesis, en aquellos casos en los que el contenido se ha quedado atrofiado (o cuando la paciente así lo quiera), en cuyo caso la cicatriz no sería tan invasiva porque sobraría menos piel.